BMW 507, cara avis

Si te gustan los deportivos de época, Motomorfoisis es un blog que dejará alguna perla de vez en cuando y, claro, BMW que ha hecho motos que parecían coches y coches que parecían motos, no podía faltar en esta lista de singularidades de la tecnología con cuatro ruedas.

El ejemplar elegido esta vez es el 507, un deportivo descapotable de líneas que enamoran a primera vista. Un roadster de gran lujo dirigido a miembros de la nobleza y bolsillos de alta alcurnia que, tras el parón de la guerra, salió al mercado de 1956 para plantarle cara al impresionante Mercedes 300 SL, sí el de alas de gaviota y objeto de deseo de los alemanes con pasta que buscaban presumir de diseño y potencia distinguida sin tener que comprar un italiano.

Diseñado por Albrecht von Goertz a partir de una idea de Max Hoffman, este BMW de sinuosas y aerodinámicas líneas, estaba construido íntegramente en aluminio, de la forma en la que se hacían los coches antes de la guerra, artesanalmente. Dirigido a un público de bolsillo muy exclusivo, de este super elegante bólido solo se produjeron 253 unidades que costaban unos 10.500 dólares de entonces.

Para poner en sus ruedas los 150 Cv que lo impulsaban a más de 217 km/h, le colocaron un potente V8 de 3200 cc y la mejor tecnología de aquellos años. Pero el invento no colmó las expectativas de los que buscaban lo más rápido del momento. A pesar de su alarde tecnológico y económico, el precioso deportivo tardaba casi 9 segundos es llegar a los 100 km/h.

Objeto de celebridades como el Principe Rainiero de Mónaco, Elvis Presley o John Surtees, que podían pagar lo que pedía BMW, lo cierto es que la marca perdía dinero con cada unidad que vendía y dejó de fabricarlo mucho antes de lo previsto, en 1959. No te extrañe pues, que hoy sea un auténtico tesoro de coleccionistas dispuestos a pagar indecentes cantidades por tenerlo entre las piezas más exclusivas de su garaje.

En precios de subasta suelen pasar del millón de euros, aunque esta unidad de 1958, que perteneció al mismísimo Albrecht Graf von Goertz, en 2018 superó los 2 millones de euros en la afamada casa de subastas Bonhams.

El Conde y diseñador, lo pintó de rojo fuego y se pasó por sus nobles atributos el gris plata original en la restauración total que le hizo en los 90´s, para dejarlo tal cual lo ves en la foto.

El que condujo Elvis, lo compró de segunda mano cuando hacía la mili en Alemania (1958-59), luego se lo regaló a Ursula Andrews que lo tuvo 20 años. Se vendió en 2016 tras ser restaurado por el propio departamento de clásicos de BMW que, tras buscarlo expresamente, lo recuperó en deplorable estado tras haber pasado por varios dueños y su abandono final en un granero.

De esta unidad no he encontrado su precio de venta en el Concurso de elegancia de Pebble Beach, California. Pero puedes ponerle imaginación para intuirlo o, simplemente dejarte seducir por esta joya de la historia sobre ruedas mientras te imaginas un rey del rock.

El de Surtees, se lo compró en 1957 al director de ingeniería de BMW, Alexander von Falkenhausen, y el Conde Augusta pagó la mitad como regalo a su campeón con MV. Le puso carburadores de 36 en vez de los de 32 que llevaba y frenos de disco, entre otras modificaciones. Se vendió, en 2018, también por Bonhams y también por más de 2 millones de euros. Ya ves, un atractivo coche que atrae a las celebridades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s