Vacaciones 2020

Este verano atípico nos aprieta las tuercas más de lo deseable, el intenso calor parece que va a ser una constante en crecimiento, algo a lo que tendremos que acostumbrarnos. Pero llevarlo con mascarilla no ayuda nada a soportarlo mejor. Toca reinventarse, apretar los dientes, aguantar.

Si algo nos ha enseñado esta viru-crisis es que lo de anticiparnos no parece que sea una característica de nuestras culturas humanas. Más bien al contrario, los humanos nos apuntamos más a reaccionar cuando las cosas ya se ponen feas o casi imposibles, en el último momento. Con serias dificultades para aprender, parce que nos precipitamos a tropezar otra vez.

Otra cosa que ha resaltado esta guerra sin igual contra la naturaleza, es que lo urgente siempre se impone a lo importante. La Covid-19, la enfermedad que provoca este coronavirus, ha colapsado nuestros sistemas sanitarios, se ha llevado por delante a muchas víctimas colaterales, algunas en la más inhumana soledad, y ha saqueado la economía para dejar a mucha gente en la cuneta del desamparo. Pero, sobre todo, ha tapado casi todo lo demás.

Pero ya sabemos que las crisis son oportunidades para unos pocos. Como viene siendo lo normal, unos cuantos se han enriquecido durante estos meses de pandemia, acumulando como nunca y sin importarles, como siempre, que muchos hayan caído en el olvido del sistema, en la miseria que supone quedarse sin trabajo, sin esperanza para volverse a levantar e intentarlo de nuevo.

Mucho tendremos que cambiar si de verdad pretendemos enderezar el rumbo global como humanidad. Y parece que crisis no nos van a faltar, para golpear nuestra conciencia, para advertirnos que ya no podemos apurar más la frenada a riesgo de que en la próxima curva nos vayamos al suelo y nos hagamos daño de verdad, irreversiblemente. El futuro nunca será perfecto, pero quizás va siendo hora de que nos propongamos en serio dejar de empeorarlo.

Os deseo unas vacaciones lo más felices posible, esperando que este calentamiento planetario nos dé un respiro suficiente como para que nuestros cerebros reaccionen y nuestro imaginario colectivo sea capaz de construir un relato distinto. Nos vemos en septiembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s