Los miserables

Se equivocan los que creen que esto lo solucionará cada país haciendo la guerra por su cuenta. El coronavirus es una pandemia global y solo la extinción planetaria supondrá el fin de esta movilización. De nada servirá que un país logré un cero contagios momentáneo en un mundo en el que las fronteras no pueden ser absolutamente impermeables y el virus puede viajar 1000 km en unas pocas horas para volver a rebrotar en el sitio más inesperado.

Se equivocan aquellos que opinen que los políticos pueden conducirnos a la solución de esta o futuras pandemias, del cambio climático o de cualquiera de los enormes problemas globales que nos acechan hoy. Los políticos tienen una visión como mucho a 4 años vista y siempre condicionada al logro o el mantenimiento del poder. Gestionan su posición por encima de cualquier otro motivo o interés. También se equivocan los que crean que esto es solo una crisis sanitaria y puntual.

Se equivocan los que entienden que este virus contagia y mata sin distinguir clases sociales o profesiones. Los países más pobres, las personas más pobres de cada país y los profesionales de la sanidad o la seguridad son los que van a sufrir un mayor impacto de contagios y de fallecimientos. Y eso es una amenaza para todos, pero, sobre todo, una dramática evidencia de que nuestro modelo social, político, económico, industrial… ha fracasado, no se sostiene.

Pobreza crónica y desigualdad

Según el informe de Oxfam 2019, España, 13ª economía del mundo, es el país en el que más ha crecido la desigualdad y la pobreza en la última década. Destaca sobre todo en pobreza infantil asociada a la obesidad y a la mala o insuficiente alimentación que conduce a la disminución de capacidades intelectuales por atrofia de la corteza cerebral.  En España cerca de dos millones de hogares sufren pobreza severa.

La crisis económica del 2008 nos trajo una nueva clase social, los que trabajan para seguir siendo pobres, y los jóvenes, la generación más afectada, no se equivocan al creer que España es el único país europeo que no tiene una prestación pública que cubra el riesgo general de pobreza, es decir, unos ingresos mínimos que garanticen que la pobreza no se convierta en algo normal. Nos equivocamos si creemos que es una cuestión de solidaridad o altruismo, es una cuestión de derechos humanos mínimos, de dignidad social colectiva.

La pobreza es una enfermedad social que muchos niños sufren desde que nacen, nos equivocamos si creemos que es una elección individual o una consecuencia de determinada actitud. Muchos adultos caen en ella por accidente, por un revolcón de mala suerte de esos que la vida suele darnos cuando menos lo esperamos. Como una Sanidad eficaz, una renta básica que asegure que nadie se queda en la cuneta de la miseria, es un derecho social que debería estar institucionalizado en la Europa Unida, para empezar por algún sitio.

En Barcelona, la esperanza de vida entre ricos y pobres alcanza hasta 11 años de diferencia. Roquetes, en Nou Barris, es el barrio que tiene la tasa de positivos por coronavirus más alto: 533 por cada 100.000 habitantes, mientras la zona de Sant Gervasi-Galvany solo 77 casos por cada 100.000. En las viviendas precarias es mucho más difícil aplicar las medidas de higiene, además, el trabajo precario que domina en esas zonas es el menos compatible con el teletrabajo. Parar y morirse de hambre no es una opción, el confinamiento conjugado con pobreza es una utopía.

Si esto pasa aquí, en una de las principales ciudades de una de las economías más importantes del planeta, puedes imaginar cómo tenemos el mundo. Pobreza y muerte tienen una correlación tóxica que se extiende por nuestro planeta. Más 800 millones de personas se acuestan con hambre y se levantan con más, y unos 2000 millones está en la sala de espera de esta tremenda plaga global. Mientras, en la otra cara de la moneda, se multiplican los millonarios que acumulan riqueza insolidaria quién sabe para qué.

Según el último índice sobre Pobreza Multidimensional publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), unos 1.300 millones de personas están afectadas por la pobreza severa en todo el mundo, de estos, 663 millones son menores y el 84,5% de esta inmensa bolsa de miseria viven en Asia del sur y África subsahariana. India lidera este penoso ránking de pobreza delante de Nigeria, Etiopía, Pakistán, Bangladesh, la República Democrática del Congo y China. Aunque la desigualdad es mayor en Nigeria, la República Centroafricana, Burkina Faso y Níger.

Pobreza y agua potable

Si la higiene es una de las principales medidas para enfrentarse a este terrible Covid-19, te estremecerá saber que el 66% de la población mundial vive actualmente en zonas con escasez de agua durante al menos un mes al año y un 25% escasez extrema cada día. Otro dato, según ACNUR, 70 millones de personas han tenido que dejar sus hogares por los actuales conflictos bélicos o la persecución. Nos equivocamos si pensamos que pobreza, escasez de agua, hambruna, inundaciones, incendios y migraciones no son tremendos problemas mundiales que el cambio climático va a multiplicar mucho en pocos años. Y parece que se nos ha olvidado, lo urgente no nos deja ver lo importante.

La ciencia es la única solución para los problemas globales que, como este coronavirus, tienen en jaque a toda la humanidad, y para los que vendrán. Pero no son los científicos los que tienen la capacidad de tomar decisiones sobre nuestro destino. Insistimos en la equivocación dejando nuestro sino en manos de los políticos que para nada tienen a la ciencia entre sus principales asesores Y lejos del teleobjetivo para la globalidad, adolecen de una miopía que provoca una equivocada regresión a visiones locales y religiosas incompatibles con las soluciones globales que necesitamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s