Lamborghini Miura

Dicen los italianos que quién quiere ser alguien se compra un Ferrari, pero quien ya lo es, tiene un Lamborghini. En esta historia que te voy a contar, el Ford GT40 y el Ferrari 250 LM eran los deseados deportivos del momento, se batían a rueda partida en los circuitos 24 horas como Le Mans y protagonizaban los sueños de los que no podían pagarlos en los 60’s . Pero corría el año 66, cuando Lamborghini decidió revolucionar el patio de los coches deportivos y dejó, a entendidos y aficionados, con los ojos como la bandera del circuito y a los que se habían comprado un Ferrari, tirándose de los pelos. 

Lamborghini Miura P400

Con una espectacular carrocería firmada por Bertone, italianísima mirada de agresivas líneas redondeadas que no deja a nadie indiferente, la firma italiana, que empezó con tractores, evolucionó el concepto de la época con un superdeportivo ultraligero con bastidor de motor central, muy rígido, equipado con un V12 de 3.200 cc. Una bestia parda con matrícula, para circular por la calle con sensaciones de avión a punto de despegar.  

Del Miura P400, el primer modelo, se fabricaron 475 unidades entre el 66 y el 69. Hace poco motorpasión anunciaba que la propietaria, Colección Kaiser de Vaduz, en Liechtenstein, había restaurado el P400 original utilizado en la película “The Italian Job”. 

Lamborghini Miura P400 S

Después se fabricaron 140 unidades de la versión S, el segundo coche de esta segunda serie, de 1969, se vendió en una subasta de Amelia Island, funcionando y en un estado totalmente original. Tras pasar décadas en un granero, se descubrió bien conservado hasta de interiores. Una joya de esas que todo coleccionista sueña encontrar algún día, una antigüedad que sobrepasó bien el millón de dólares. 

Luego, sacaron la serie SV en 1971, con 385 CV, bastidor y carrocería retocados… Una historia que empezó con un solo prototipo que llamaron el Jota (Regulaciones de carreras de la FIA), una bestia parda con los mejores materiales del momento que acabó, en manos de un particular, estrellado e incendiado casi sin estrenarse. La trágica historia aumentó fama y deseo y muchos adinerados y apasionados del volante deportivo pidiendo a Lamborghini que produjese más Jota, pero su coste lo hacía inviable, total que solo se hicieron 150 unidades del SV. 

Lamborghini Miura SV

Uno de los primeros SV​, construido para Mohammad Reza Pahlavi, Shah de Iránn entonces, fue incautado por el gobierno tras la Revolución y se vendió en Dubái en el 95. En el 97, en una subasta de Brooks, lo compró Nicolas Cage. 490.000 dólares de entonces, puedes imaginar el precio que alcanzaría hoy la antigüedad. 

El Miura, en honor a la brava ganadería taurina, es un modelo icónico, bello superdeportivo que no piso mucho os circuitos pero que conquistó un mercado que se disputaba sus pocas unidades, muchas de ellas encargadas ya a medida para personalidades de gusto fino para exquisiteces. Hasta hoy su valor no ha dejado de aumentar, como un Dalí o un Picasso, como un Vega Sicilia Gran Reserva, ha sido y es una inversión segura.  Ahora ya lo sabes, si tienes que elegir entre un Ford GT o un Ferrari LM, no lo dudes, quédate con el Lamborghini Miura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s