Sesenteando

Regresar a los 60´s es todo un placer, fue una década rebelde y esperanzadora, en la que el pacifismo, la revolución sexual, la minifalda, la marihuana, el peligroso LSD, y el rock an roll se agitaban cómo banderas de un movimiento hippie que se expandía por el mundo gritando “paz y amor”, una década en la que los jóvenes fueron muy protagonistas de una metamorfosis social incipiente, pero no fueron los únicos.

Las mujeres rompieron techos de cristal y estereotipos de esposa y madre, alcanzando nuevos roles sociales y empresariales. Muchas licenciadas e insatisfechas escaparon de su prisión doméstica, de su destino escrito por lápices machistas del progreso, impulsando al feminismo, movimiento emergente y significativo que en 1966 alcanzó un hito con NOW (National Organization for Women), que reorganizó e impulsó feminista mientras las autoridades (FDA) aprobaban, en mayo de 1960, la primera comercialización para el control de embarazos, Enovid-10, la primera píldora que sumaba a la ciencia en la liberación femenina.

También los negros se sacudieron el racismo, los movimientos afroamericanos alcanzaron un punto culminante, de imposible retorno pese al magnicidio de líderes cómo Luter King, en 1964. Se aprobó el Acta de los Derechos Civiles y muchos negros abandonaban el asiento de atrás del autobús para ir alcanzando, con sudor y sangre, roles sociales más importantes día a día. Obama, un afroamericano, llegaría a presidente de EEUU en el siguiente siglo, aunque la mujer todavía lo tiene en lista de espera.

Hasta la Iglesia quiso reorganizarse, adaptarse a los nuevos tiempos con el Concilio Vaticano II, convocado por Juan XXIII en 1962 y clausurado por Pablo VI en 1965. La fe y la renovación moral cristiana se renovaban con una nueva disciplina eclesiástica pero los pederastas y abusadores se colaron por la permeabilidad y la hipocresía de las instituciones cristianas para dejar, durante décadas, numerosos casos de vergüenza permitida y ocultada con alevosía, perpetrada a contradogma, contra los más débiles, los más inocentes.

Europa se rompía por la mitad, en 1961 los alemanes del este separaron a muchas familias al cerrar la frontera con Berlín oeste con alambre de púas, perros, guardias armados…, para detener a los miles de personas que diariamente buscaban huir a la zona controlada por los aliados. Mientras, el poderoso servicio de seguridad israelita atrapaba al nazi Eichmann en Argentina, lo llevaba a Jerusalén dónde fue juzgado, sentenciado y ejecutado en la horca. Israel repartía hostias para los nazis o los árabes, estaban en su apogeo más violento y provocador y en 60 años no ha encontrado un camino de conciliación.

Alcanzábamos la luna, pero el mundo se estremecía con guerra fría y las sediciones juveniles mientras aquí, en España, vivíamos en una burbuja, asilados de los acontecimientos foráneos, involucrados en nuestra peculiar revolución de batallas, de persecuciones, encarcelamientos y torturas de un régimen que no se conformaba con vencer y se echaba el resto para seguir machacando al otro bando, y de paso también a los que molestaban a sus intereses, cosas que tienen la arbitrariedad y el totalitarismo.

Huelgas obreras del 68

Pero toda acción tiene su reacción, el sindicalismo supo prender con esas mimbres, en pequeñas comisiones obreras que acabaría en gran organización sindical compitiendo con la UGT en el exilio y una CNT que revivía en la clandestinidad. La sociedad civil se rebelaba como podía, organizándose en pequeños grupos, multiplicando la desobediencia, resucitando a los partidos exiliados, promoviendo huelgas y disturbios, jugándose el tipo con los universitarios en vanguardia, apretando cómo nadie, ampliando el campo de batalla por las libertades, milímetro a milímetro.

En este maremágnum social los emprendedores, la industria y la economía intentaban salir a flote para respirar, para aprovechar aquel impulso imposible de los 50´s. Y no le fue tan mal, a pesar del aislamiento, de tanto talento malogrado en cunetas y cárceles, de la escasez de recursos… Se aprovecharon de la mano de obra barata, para las nuevas fábricas y obras que construían la nueva Barcelona, de gente que huía del hambre y la penuria del campo, de unas zonas agrícolas que agonizaban inundadas de pobreza y miseria para instalarse en un nuevo mundo de chabolas, casas baratas y reprimidas condiciones laborales desde las que, pese a todo, se podía oler la esperanza de un futuro mejor.

Así, día a día, una incipiente clase media fue abriéndose camino, dejando la bicicleta y el ciclomotor para empezar a vacilar con los primeros modelos Sport, la magnífica Impala, la Metralla 62 o la dura Ossa que visitaba poco al mecánico. El Seat 600, cual sicario de los 4 tiempos, liquidó a los microcoches de los 50 y pronto llegaron aliados, el 2 CV, el 4 latas…, el país se motorizaba para ir más rápido hacia un porvenir que solo podía mejorar, para dejar atrás las secuelas de una guerra infame.

El inconfundible Concorde

Y se enredaron en un también tardío baby boom, inspirándose en las suecas que llegaban a las playas con su bikini revelador, al calor del incipiente turismo que traía dinero y señales de que otro mundo en color se extendía más allá de los pirineos. España buscaba abandonar el blanco negro, con la autoestima todavía bajo mínimos, lamiéndose las heridas de la dura posguerra que dibujo el fascismo, los españoles sesenteros miraban ansiosos aquellos días venideros en los que quizás sus hijos podrían ser también europeos en tecnicolor, y subirse en aviones supersónicos cómo aquel Concorde imposible que podían ver en las revistas que traían los turistas franceses allá por 1969, justo acabando la década.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s