Milmillonarios, la última bala

Antes de Maria Castaña, para ser desproporcionadamente rico debías controlar un imperio, pero hoy, ser multimillonario es tendencia, ser millonario está de moda. Parece que no hay límite en este mundo desigual en el que unos pocos tienen tanto y tantos millones de personas tienen tan poco. A finales de esta década de los 80´s se contabilizaban unos 140 milmillonarios. Hoy, en 2019, hay unas 15 veces más y acumulan unos 9 trillones de euros. Se calcula que hay un nuevo millonario cada minuto y un tercio, sin título universitario.

Los primitivos acumuladores industriales de riqueza masiva fueron los explotadores de esclavos en las plantaciones de algodón, sin pagar sueldos, supremacía a latigazos. Le siguieron los explotadores de las primeras grandes corporaciones, con miserables sueldos y peores condiciones de trabajo. Los ferrocarriles y la industria textil fueron máximos exponentes de la revolución industrial, también del inicio de un crecimiento inédito hasta entonces. En paralelo y a la misma velocidad, emprendimos la aniquilación del planeta, contaminando y despilfarrando recursos naturales como si fuese infinito.

Mark Zuckenberg, sin estudios superiores

Hoy, en nuestros días tecnológicos, algunos se han hecho ricos con ideas revolucionarias que cambiaron nuestra forma de vivir, cómo Mark Zuckerbberg con Faceboock, Larry Page y Sergey Brin con Google o Jeff Bezos con Amazon, el hombre más rico del momento entre los que declaran su fortuna, nada menos que 131 billones de dólares. Kyle Jenner descubrió otra manera de hacerse rica con las nuevas tecnologías, a base de likes, explotando su imagen en Instagram. Aunque el más intrépido de todos es Elon Musk que pretende salvar a la humanidad con proyectos tecnológicos aparentemente imposibles e inviables.

A la industria tradicional, cómo la ropa, la moda o los cosméticos, no les va nada mal, aunque contaminan a mansalva y pagan sueldos paupérrimos. Nuestro Amancio Ortega acumula más de 60 billones con su imperio Zara, pero fabricar una camiseta conlleva 2500 litros de agua que retorna megacontaminada. No digamos la industria de la carne que sobreconsumimos a pesar de los enormes perjuicios en forma de colesterol, cáncer… Una hamburguesa que se vende a 1 euro supone 1650 litros de agua, sin contar desforestación para plantar alfalfa y grano o emisiones por metano que no son pocas. O la industria del transporte que trae comida o flores desde la otra punta del mundo, o el turismo que viaja low cost con suopercontaminantes aviones y cruceros… Nada será posible si no cambiamos radicalmente el modo de vida.

Otro tipo de muy millonarios son los que lo heredan como la Reina de Inglaterra y demás fauna de la nobleza o la Iglesia cuyas propiedades son incontablemente irresponsables. Las propiedades también son capital. El capital crea riqueza en sí mismo y si tienes mucho lo más probable es que cada día eres más rico. Eric Tse es uno de los milmillonarios chinos más jóvenes, con 24 años ha heredado la industria farmacéutica de sus padres. Como aquí con el franquismo, China pone en evidencia que al capitalismo le va fenomenal también sin democracia, aunque la segunda parece indisociable del primero.

Políticos muy millonarios

Otros billonarios, los que consiguen su fortuna a la sombra del poder, malversando dinero público, colocando familiares y amigos, cómo Mikhelson, Alekperov, Timichenko y otra veintena de cleptócratas amigos de Putin que el solito suma más de 40 billones. Mención aparte para los que se forran emprendiendo o participando en negocios ilegales como la droga, la trata de personas y la prostitución o la guerra, tres enormes negocios que no pagan impuestos y dejan millones de víctimas colaterales. Jeffrey Epstein, amigo de Donald Trump y otros políticos y millonarios que participaban en sus indecentes correrías, se suicidó aparentemente avergonzado, pero sin reparar nada de lo que hizo.

A mucha distancia, aunque son muchos más, están los simplemente millonarios, ejecutivos agresivos, especuladores de pacotilla o famosos egocéntricos, como Cristiano Ronaldo, Mayweather, Taylor Swift o Madonna… Acumulan pasta por un tubo y no son pocos los que no dudan en engañar a Hacienda, que somos todos, pero no suelen llegar a billonarios sino es por otros negocios. Michael Jordan ganó unos 90 millones jugando al basket pero acumula casi 2 billones gracias a sus empresas y capital. También los hay que viven modestamente y deciden donar gran parte de su dinero cono Keanu Reeves, Kate Middleton o Christian Bale entre otros.

Pero volvamos a los ultramillonarios, a principios de esta década de los 80´s se inició la lista Forbes, los herederos de John D. Rockefeller, petróleo, Cornelius Vanderbilt, magnate del ferrocarril, o Andrew Carneige, también salían en los primeros puestos de esa primera lista superando todos los 300 billones de dólares. Con tanta pasta acumulada nacieron los paraísos fiscales, para escaquearse de pagar impuestos y acumular más y más, enfermos del dinero como el tío Gilito, réplicas sapiens del Rey Midas.

Millonarios y pobreza dos caras de la misma moneda

Con la creación de sindicatos y la lucha social aparecieron las clases medias que junto al crecimiento de los países emergentes disminuyó la desigualdad en el mundo. Nos vendieron que el sistema capitalista generaba riqueza para todos y el mundo era cada vez menos pobre. En 1989, hace 30 años justos, cayó el muro de Berlín y empezó la globalidad, luego, en el 92, firmamos el tratado de Maastricht, acuerdos económicos y comerciales que permitieran la libre circulación de bienes y servicios sin posibilidad de regulación impositiva. Las multinacionales crecieron exponencialmente con el neoliberalismo cada día más desbocado y los multimillonarios se multiplicaron a lo grande, y todo se nos fue de madre. Desde que acabó la década de los 80´s hasta hoy las emisiones de CO2 han crecido un 60%, y seguimos batiendo récords insostenibles cumbre tras cumbre climática.

Ningún país ha crecido tanto como China en las últimas décadas. Millones de chinos han dejado la extrema pobreza y una nueva clase media se suma al consumismo a la misma velocidad que huye del comunismo genuino. Pero en el parlamento chino hay más de 100 multimillonarios, casi 400 en todo el país cuando en 1980 prácticamente no había ninguno. Detrás de EEUU, hoy es el segundo país en milmillonarios y el primero en emisiones contaminantes. Algo muy parecido ha pasado en la India y en Brasil, aunque el tercer país en milmillonarios es Rusia.

Los millonarios siguen el mismo patrón de desigualdad. Domina totalmente lo masculino y el 5% de ellos posee entre 10 y 30.000 millones. Sólo el 1% de los millonarios tiene más de 30.000 millones y unos pocos megamillonarios, que para nada salen en la foto de Forbes, ni ellos mismos saben cuánto dinero tienen, no pierden el tiempo en contarlo.

Gates – Bezos, dos modelos diferentes

Pero también hay milmillonarios “buenos”, cómo Carnegie, que creía que era deshonesto acumular tanta riqueza y creó institutos y universidades, otros supermillonarios actuales, cómo Gates, Bloomberg, Buffet y hasta 200 millonarios más han firmado la lista DAR y han entregado la mitad de sus fortunas para mejorar el mundo. Bill Gates ha dejado Microsoft y se ha embarcado full time a proyectos solidarios y responsables, todo un ejemplo.Puede que te parezca altruista, pero si todo se va a la mierda, cómo apuntan todos los indicadores, los que más tienen serán los que más perderán. No van a las cumbres climáticas, pero solo los grandes millonarios y las supercorporaciones disponen de los recursos, la tecnología y el conocimiento para actuar de forma eficiente, para cambiar el fatal destino que nuestra especie, con ellos delante, ha forjado para sí misma. Son probablemente nuestra última bala, los políticos son simples marionetas del dinero.       

One response to “Milmillonarios, la última bala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s