Baterías, se ponen las pilas

Las baterías serán un producto estrella de los próximos años en la industria global. El cambio es imparable e inminente, en 2015 habían menos de 80 modelos eléctricos en el mercado y en menos de 3 años la oferta sobrepasará los 300. El coche eléctrico y electrónico no se impondrá porque es más sostenible, se impondrá simplemente porque es mucho mejor. Sin mencionar el móvil, ese ingenio para la prolongación inteligente del interconectado humano actual. Smartphones y Smartcars se llevarán de maravilla para movernos por la próxima década de Smartcitys y necesitaremos muchas baterías.

Las limitadas reservas de litio, níquel y cobalto se reparten por Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Australia, Cuba, Rusia, el Congo… y su extracción implica considerables gastos de energía y agua, estima el Instituto de Medio Ambiente de Suecia que la fabricación de una batería de iones de litio de 100 kWh supone la emisión de entre 150 y 200 toneladas de CO2.

Sea como sea, el grupo Renault-Nissan-Mitsubhishi, la china BYD y Tesla superan ya las 200.000 unidades de coches eléctricos/año y todas las grandes andan con las pilas puestas, BMW, Volkswagen, General Motors, Toyota, Daimler, Honda, Nissan, Hyundai …, en pocos años no quedará marca que no haya hecho la metamorfosis a eléctrica.

Gigafactory de Tesla en Nevada

 Tesla, que lleva invertidos más de 6000 millones de USD en su Gigafactory y espera producir baterías para 500.000 coches en 2020, firmó un acuerdo con Panasonic, una de las grandes japonesas en tecnología y electrónica, para convertirse actualmente en el principal suministrador de baterías en la clasificación mundial de fabricantes de celdas de baterías de iones de litio. Tesla que vende software equipado con ruedas y motores eléctricos, consciente del enorme peso estratégico de las baterías, espera reducir un 30% los costes de producción al alcanzar el pleno rendimiento de su enorme instalación de Nevada, algo que no parece fácil en dos o tres años.

BYD, creada en 2003 y con un fuerte acento en investigación y desarrollo tecnológico, es la más grande en China con métricas de mercado y crecimiento como para amenazar al líder. Abrirá una planta de coches eléctricos en Tanger y anunció la construcción de otra de baterías de 24 GWh de capacidad en China. CATL es la china que más emergente, la que más está multiplicando su valor en bolsa y planea, para 2022, una nueva fábrica en Alemania que ocupará a 600 personas. Y AESC, fabricante de Nissan, fue adquirida finalmente por el grupo chino Envision. China es, con diferencia, el gran líder en el mundo de las baterías de litio porque fabrica y vende coches eléctricos por un tubo.

Sin embargo, el pódium lo completa LG Chem, la mayor compañía química de Corea del Sur produce celdas de ion-litio en Corea y EEUU (Ford, General Motors, Chevrolet…), es el tercer fabricante de baterías. Pero hay más surcoreanas, Samsung SDI está construyendo una nueva fábrica en Budapest para suministrar a 50.000 coches/año. GS Yuasa también anunció la construcción de una planta en Hungría. Y como no, en Hungría, otra grande, SK Innovation, construirá, a partir de 2020, una nueva fábrica de baterías de  7,5 GWh por año.

Instalaciones de Northvolt

 En esta liga del litio dominada por las empresas asiáticas Tesla se ha metido estratégicamente y algunas compañías europeas intentan rascar voltio. La sueca Northvolt planea invertir 1.500 millones de euros para construir, en 2023, la mayor fábrica de celdas de ion litio de Europa, de 32 GWh. Y se ha buscado un buen aliado, BMW, que apuesta con fuerza y por diferenciarse con las baterías de sus coches eléctricos. Además de clave en Northvolt, BMW ha firmado otro acuerdo con el fabricante bávaro Umicore para gestionar el ciclo de vida completo de sus celdas, desarrollo, producción y reciclaje.

El Grupo Volkswagen que ha anunciado una inversión de millonaria en su plataforma para construcción de coches eléctricos también piensa en fabricar baterías de iones de litio y en una posible alianza con el fabricante de baterías surcoreano SK Innovation. Daimler, adaptará sus plantas de Sindelfingen y Untertuerkheim para ensamblar paquetes de baterías importadas para sus coches eléctricos. Continental, que anda pensando fabricar baterías de electrolito sólido, ha firmado con la empresa china CITC para fabricar baterías destinadas a sus propulsores híbridos…

TerraE, un consorcio de 17 empresas e instituciones alemanas para la investigación y producción de baterías de iones de litio muestra la potencia e intenciones de Alemania en una Europa muy perezosa aun en ponerse las pilas.

La mayor capacidad y autonomía de los vehículos eléctricos como el tiempo de carga no parecen problema a corto plazo, el hándicap más esperado por el público, que parece entusiasmarse con el cambio tecnológico, es que bajen sensiblemente los precios por las nuevas economías de escala, la competencia y las ayudas. Software, Densidad-peso-tamaño o la seguridad son oportunidades de mercado interesantes como el reciclaje de litio con una reutilización actual del 5% que se disparará al aumentar su precio.

Precisamente escasez-precio puede ser factor crítico para el desarrollo disruptivo de esta tecnología. La crisis que generaría el incremento en la demanda global por encima de las reservas de litio, níquel y cobalto podría revolucionar el negocio de la energía acumulable rompiendo la dependencia con soluciones alternativas.

En esta guerra estratégica para derrocar al litio y romper la baraja anda enredada una empresa española, Albufera Energy Storage que en sus pruebas ha solucionado sustituir satisfactoriamente el litio por el aluminio y busca inversores. Un proyecto que casa con la Alianza Europea de las Baterías, creada en octubre de 2017 por la UE para competir con Asia en la innovación y fabricación este elemento que supone actualmente el 50% de los costes de fabricación de un coche eléctrico y del que Europa fabrica solo un 6% del total mundial.

Mientras, en EEUU, dos científicos de la Universidad de Purdue, han anunciado unas nuevas baterías de agua, etanol y sales con un ánodo de aluminio y zinc que producen electricidad e hidrógeno que alimentan una celda de combustible para generar más electricidad. Los líquidos de esta batería se reponen cada 483 kilómetros y el ánodo de aluminio y zinc puede aguantar más de 4.800 kilómetros. La recarga podría ser inferior a los 10 minutos, un café y pagar.

Células de grafeno Grabat

 En poco más de una década las baterías de iones de litio habrán sido superadas y dispondremos de soluciones más sostenibles, baratas y eficientes quizás de litio-oxigeno que multiplica por 15 la densidad o de polímeros de grafeno como las que ya hace la firma española Grabat, filial de la murciana Graphenano con su socia china Chint, muy ligeras y pequeñas que prometen, para coches, 800 km de autonomía y 5 minutos de recarga. Para este 2019 se esperaba una inversión de 350 millones para producirlas en la planta de Yecla.

Las grandes compañías eléctricas huelen el negocio de suministro y se suman también en iniciativas e inversiones para tal demanda a la vista. Pero la cuestión es: ¿sabremos aprovechar el cambio para revertir la situación actual o Europa quedará definitivamente fuera de juego del negocio de la nueva globalidad mundial sostenible? ¿España, con tanto sol y talento, se pondrá las pilas en el negocio tecnológico de producción y acumulación de energía eléctrica o nuestros ingenieros y técnicos tendrán que seguir emigrando a Alemania o a China?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s