MV Agusta, la leyenda

En otoño de 1945 presentó al público el primer modelo, la  MV Agusta 98. Querían llamarla “Vespa 98” pero, ya estaba registrado, imagina por quién. Empezaron la producción en 1946 y ya se enredaron en competición, en todo terreno, ganando en La Spezia y repitiendo en Monza. Pero sería en la velocidad donde la casa de Cascina Costa forjaría su inmensa leyenda. Todo empezó en los 50,s y te lo voy a contar.

Cecil Sandford ganó el TT Isla de Man y finalmente su primer Campeonato del Mundo en el 52. Fue en 125 cc pero inauguró tal hegemonía que hoy todavía quedan por superar los 17 títulos, 16 consecutivos, en la máxima categoría (500 cc), entre 1956 y 1974, eso sí, fichando a los mejores pilotos de la época John Surtees (4), Mike Hailwood (4), Giacomo Agostini (7) y Phil Read (2).

MV Agusta tenía la firme voluntad de ser siempre la mejor en todo. Bajo la batuta técnica del genial Arturo Magni, el ingeniero que puso a estas motos  de 3 y 4 cilindros en el olimpo de las dos ruedas, también se metieron en las categorías menores. En 125, Carlo Ubiali ganó desde 1955 hasta 1960 y se llevó también los campeonatos mundiales de 250 en el 56, 59 y 60, siendo el de 1958 para Provini también con MV Augusta, una dictadura total.

Al empezar los 50,s su sofisticado modelo de 500cc Turismo de 4 cilindros 4T derivado de la competición resulto caro y no paso del prototipo. Pero en competición MV era innovadora continua, horquillas telescópicas, frenos de aleación… MV Agusta entró por primera vez en una carrera de 500 en 1950 con la 4 cilíndros en línea de 50 CV diseñada por Remor, el mismo que había diseñado antes la 4 cilindros Gilera.

MV Agusta 500 cc de 1950

En 1953 sacaron a escena la 350 tetracilíndrica para tener motos en las categorías: 500, 350 y 125 cc al tiempo que producía 20.000 unidades con una completa gama de modelos como la original 125 Pullman o la 124 Monoalbero derivada de la competición. En este mismo año Avelló iniciaba en España la producción de MV bajo licencia, las que hasta 1951 Nilo Masó había montado en Barcelona, las MV Alpha 98 y 125 cc.

En el 54 MV Agusta adquirió Bell, dedicada a la fabricación de helicópteros, y tardó poco en aplicar las nuevas tecnologías al motociclismo, cambio hidráulico progresivo, motores 2T con inyección o un impresionante prototipo 500 cc 4T 6 cilindros. Tendrán que pasar diez años más para que los japoneses conquisten el mundo motero con sus economías de escala y sus fantásticas tetracilíndricas  en línea, mecánica iconica de sus supermotos. Aunque en las escasas  hexacilíndricas, Benelli llegó antes con la 750 Sei de 1974, en fin, otra historia.

John Surtees en la MV Augusta 500 de 1956

En el 54, el MV 500 ya tenía 65 CV y era el principal retador de  Gilera. Pero no fue hasta 1956  cuando ficho a Surtees, que había destacado con Norton y NSU, para ganar el primer campeonato del mundo de 500 cc. En 1957 MV renovó el viejo motor tetracilíndrico pero sus 70 CV no fueron suficientes para doblegar a la Gilera que se retiraría a finales de esa temporada para que Surtees volviese a ganar con MV en 1958, 59 y 60.

En el ámbito comercial, para la gente de la calle, el nuevo sistema de lubricación de 1959 era tan bueno que MV Augusta ofrecía garantía de 100.000 km para la mecánica de sus clientes. En los 60,s MV consolidó un prestigio sin igual en la máxima competición del motociclismo y se convirtió para los moteros del mundo mundial en auténtica marca de culto que entraría en declive mediados los 70,s.

MV Augusta 750 F4 en el Guggenheim

Tras la depresiva década de los 80,s, en 1991, CAGIVA adquirió la marca MV Agusta  pero no montó motos hasta 1997, año en el que lanzó una impresionante deportiva de cuatro cilindros y 750cc, la serie F4 a la que añadieron algunas motocicletas de competición “Special Production Racing”. Con una última serie limitada de 300 unidades SR (Special Racing) en rojo y plata.

El modelo F4 fue icono de la exposición “Art of the Motorcycle” del museo Guggenheim. En 2004 se dejó de fabricar la 750 cc para lanzar la primera 1000 cc con una edición limitada de 300 unidades F4 750 cc y otra de 300 más F4 1000 cc, la “Senna edition” en homenaje a Senna, gran coleccionista de motocicletas Ducati y MV Agusta,  para apoyar al Instituto Ayrton Senna que ayuda de niños y jóvenes en Brasil.

A finales del siglo pasado, el grupo CAGIVA andaba en serias reestructuraciones por la deuda que culminaron con su venta, en 2004 y por 70 millones, a la empresa malaya Proton quién a su vez la vendió, al año siguiente, a la financiera GEVI Spa por la cantidad simbólica de 1 € y asumir deudas. Y al año siguiente, refinanciada la empresa, GEVI SpA, la devolvió a Castiglioni.

En julio de 2007, Claudio Castiglioni, vendió la marca Husqvarna a BMW para salvar  MV Augusta y CAGIVA pero en el verano de 2008, Harley-Davidson adquiría el grupo. Increíblemente, en agosto de 2010, Harley volvió a vendérsela a un Claudio Castiglioni que se obstinaba en no perder la mítica leyenda italiana que fundó el Conde Giovanni Augusta en 1923.

El Conde Agusta

El Conde murió cuatro años después pero dos de sus tres hijos, Domenico y Vincenzo, se involucraron en la idea paterna y acabarían fundando, para suerte de la historia, Meccanica Verghera Augusta. Y esto podría ser perfectamente el principio de otra mirada de misma historia que espero te haya gustado recordar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s